Escudo de Torreón

Escudo de Torreón

miércoles, marzo 25, 2015

86 años desde el bombardeo aéreo






El piloto Pablo Sidar, miembro de la flotilla agresora



Con motivo de la proclamación del “Plan de Hermosillo” y de la presencia del general Gonzalo Escobar en nuestra ciudad, Torreón sufrió bombardeos y ametrallamientos ejecutados por la fuerza aérea de los gobiernos de Emilio Portes Gil y/o Plutarco Elías Calles. Los hechos ocurrieron sobre áreas civiles los días 16 y 17 de marzo de 1929. 

Los daños fueron los siguientes: ametrallamiento aéreo en la avenida Hidalgo, frente al establecimiento del señor Efraín López, causando heridas al señor Antonio Huerta. 

Ametrallamiento aéreo en la calle Ramos Arizpe, ente Iturbide (Presidente Carranza) e Hidalgo, resultando herido el señor Dionisio Hernández. 

Ametrallamiento aéreo de La Alianza, resultando herido el señor Manuel Silva. 

Ametrallamiento aéreo de los patios de la estación del ferrocarril, causando heridas y mutilación a un garrotero. 




Una bomba explosiva que detonó sobre la casa del señor Mateo Ornelas, en el barrio “La Durangueña”. Esta bomba destruyó por completo su casa, y lo hirió gravemente. 

Una bomba explosiva detonó en la calle Valdés Carrillo, entre Juárez y Morelos (frente a la plaza) la cual causó la muerte del señor Alejo Torres y heridas a la señora María Concepción Soto y al señor Salvador Izarrague. 

Una bomba explosiva detonó en la calle Valdés Carrillo, entre Hidalgo e Iturbide (Presidente Carranza) muy cerca de “la casa eléctrica” causando heridas a Ascensión Rodríguez. 

Otra bomba explosiva detonó en la calle Múzquiz y avenida Juárez, junto a “La Mexicana”, causando heridas a los señores Gregorio García, Serafín Villegas, Eduardo Gurrola, Agustín Ramírez y a la señorita María Galván. 

Una bomba incendiaria cayó en la casa del señor Silvestre Jaime Horta, ex oficial mayor del departamento de Tránsito de Torreón. La bomba se incrustó en una gruesa barda, humeando pero sin estallar, por lo cual fue apagada con agua por algunas vecinas. 

Otra bomba cayó a espaldas de la estación de ferrocarriles, si resultar nadie herido. Otra bomba se incrustó en el pavimento del cruce de la calle Valdés Carrillo y avenida Allende, sin estallar ni arder.

Los torreonenses fueron advertidos de qué hacer en caso de que una bomba cayera cerca de ellos. Un artículo periodístico del 17 de marzo de 1929, dice textualmente: “Ahora que se ha repetido el ataque a la ciudad desde los aviones, y en vista de los numerosos heridos que se han registrado, consideramos pertinente indicar al público que cuando se esté cerca de un lugar donde explote una bomba, lo más conveniente es dejarse caer boca abajo sobre el suelo, lo más rápidamente posible, para evitar ser alcanzado por los proyectiles”.

Por su parte, los maquinistas acordaron hacer sonar los silbatos de las locomotoras apenas avistaran aviones gubernamentales, con el objeto de advertir a la población civil sobre su presencia. Así que, las primeras sirenas antiaéreas de Torreón fueron los silbatos de las locomotoras.

El día 17 de marzo de 1929, el cuerpo diplomático formado por los cónsules extranjeros que residían en Torreón, convocó a una junta de urgencia para elevar una protesta al gobierno de Washington. Los representados eran miembros de las colonias extranjeras, y temían por sus intereses materiales en la Comarca Lagunera. La reunión se llevó a cabo en el consulado de los Estados Unidos en Torreón.


jueves, marzo 19, 2015

Un hecho desafortunado






En relación a los sucesos nacionales ocurridos durante la semana que pasa, consideramos que es muy lamentable que una periodista de la talla de Carmen Aristegui haya sido cesada por MVS junto con su equipo de investigación. Las razones argumentadas por MVS para tomar tal medida son ampliamente conocidas, y ciertamente la opinión pública no concuerda con los criterios de MVS ni los justifica. 

Carmen Aristegui es una comunicadora de talla internacional, que se asume y se manifiesta como una mirada y una voz crítica en relación a los entornos políticos, sociales y económicos de nuestra nación. Se trata de una mujer que ha sido condecorada con la Legión de Honor por el gobierno de Francia, por su destacada trayectoria y ejercicio profesionales en el ámbito de la comunicación en México.

En realidad, la dirección de comunicación social de la presidencia de la república debería ser la más activa mediadora entre MVS y Aristegui con el fin de restaurar a la conductora de “Noticias MVS Primera Edición” a su rutina diaria. Porque ese despido está afectando profundamente la imagen del presidente Peña Nieto, que ya de por sí admitió recientemente en Inglaterra que su gobierno está sumido en una crisis de credibilidad. 

Es posible que la presión para el despido de Aristegui no haya venido de la presidencia. Quizá fue un simple acto de autocensura de MVS. Pero para la opinión pública mexicana, e incluso para la extranjera, los principales beneficiados con ese despido serían el presidente Peña Nieto y la clase política mexicana. En este contexto, pareciera que estos actores no desearan que existieran voces capaces de censurar las corruptelas del poder. Aristegui demostró ser una notable investigadora de esta clase de irregularidades.

Es extraño que MVS, una empresa de comunicación masiva con fines de lucro, no valore las pérdidas en rating que le puede ocasionar un despido como el de Carmen Aristegui. Planteado así, me recuerda el caso de aquel príncipe europeo que estaba celoso de la gran popularidad de su esposa. No se daba cuenta, o no quería darse cuenta, del enorme beneficio que esa popularidad aportaba a su causa. Caso totalmente opuesto al de John F. Kennedy, que se daba cuenta, valoraba y capitalizaba el beneficio político que le proporcionaba la popularidad de su esposa, Jackie Bouvier. Una empresa con fines de lucro no debería despedir a uno de sus promotores estrella.


Y para hablar de otra cosa, hoy se celebra la festividad de San José. En Matamoros, Coahuila, desde principios del siglo XX, existía una “reliquia de San José”. La particularidad de esta tradición en Matamoros, aparte de que estaba dedicada a San José, es que no había invitados designados, sino que era un evento para todos, una especie de “casa abierta”. Las calles se llenaban con gente que transitaba para acudir a la casa de aquellas solventes familias que ofrecían esta comida a quienes se la solicitaran. Muchas veces, estas mismas familias enviaban “reliquia” para los presos de la cárcel. 

Entre las personas que en 1927 abrieron sus casas y mesas para que acudieran las personas que lo quisieran, estaban el señor Juan Toro y señora; el señor Pilar Rodríguez y señora; el señor Juan Esquivel y señora; el señor Sebastián Ibarra y familia.


En diarios:

http://www.milenio.com/firmas/dr-_sergio_antonio_corona_paez/hecho-lamentable_18_484931511.html

http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1098412.un-hecho-desafortunado.html 

martes, marzo 17, 2015

Nuevamente soleado





Tras 72 horas de lluvia continua, finalmente resplandece de nuevo el sol en La Laguna. Eso sí, el aire ha quedado perfectamente lavado, transparente como cristal de plomo, libre del habitual y molesto polvo en suspensión.

La Sierra de las Noas es nuevamente visible en todo su esplendor, como puede apreciarse en la fotografía. La ciudad de Torreón se encuentra en contigüidad con dicha cordillera. 

Finalmente, el saldo de las lluvias de este largo fin de semana ha sido de cientos de viviendas populares destruidas, total o parcialmente. baches en calles y avenidas, colonias enteras inundadas. No obstante, desde el punto de vista ecológico y ambiental, las lluvias han aportado un beneficio a la región. 







lunes, marzo 16, 2015

Largo y lluvioso fin de semana





Durante el presente fin de semana y "puente", días 14, 15 y 16 de marzo, se ha abatido sobre la Comarca Lagunera una pertinaz lluvia que ha enfriado el ambiente y provocado innumerables daños en el pavimento y en las construcciones.  

La ciudad de Torreón se encuentra en estos momentos, repleta de lagunas, charcos, y de peligrosos hundimientos causados por la mala compactación del subsuelo pavimentado. 

No existe un adecuado drenaje pluvial, ni tampoco vías de desfogue para el agua. Colonias enteras se encuentran encharcadas, si no es que inundadas. Y es que las autoridades nunca se han tomado en serio la construcción de un adecuado drenaje pluvial para nuestra ciudad. Antes bien, pareciera que han empeorado las cosas al tomar decisiones incorrectas, como cerrar con camellones ciertos tramos del boulevard Independencia. 

Lluvias como ésta crean verdaderas lagunas en dicho boulevard, dificultando enormemente el paso hacia el oriente, y hacia colonias como la Navarro, la Estrella, el Tajito, y San Isidro. Por otra parte, existen colonias populares hacia donde se han canalizado los drenajes sin darles punto de salida. No solamente se inundan dichas colonias, sino que también se desbordan los cárcamos y drenajes cercanos. De esta manera, se crean condiciones de enorme insalubridad.  


Hasta las aves, "chileros", palomas, palomas torcaces, "tórtolas" y "chanates" por no decir de los pericos cimarrones que se han hecho comunes en nuestra ciudad, están ya cansados de tanta lluvia. Los negros y brillantes "chanates", ordinariamente tan alegres con la presencia de la lluvia, se ven tristes y temblorosos en los árboles de la Comarca. Incluso nuestros cerros azules de piedra caliza, se han tornado verdes. A este paso, mañana celebraremos a San Patricio en un remedo de Irlanda... o de Venecia. 


viernes, marzo 13, 2015

Aquellos gallardos irlandeses





"Irlanda por siempre"




El próximo 17 de marzo, se celebrará a escala mundial el día de San Patricio, patrono de Irlanda. Desde luego, en ese país las fiestas son multitudinarias. Lo mismo pasa en los Estados Unidos, donde hay tantos ciudadanos que proceden de inmigrantes irlandeses. En las principales metrópolis estadounidenses, desfilan cuerpos de ciudadanos de todas las edades y ocupaciones, las corporaciones de servicios públicos, los miembros de sociedades y clubes históricos, representaciones y delegaciones de otros países, todos marchando al compás de célticas gaitas y tambores.

En México, esta festividad se celebra de manera diferente, como felicitación o fiesta privada por su onomástica, es decir, por razón de las personas que llevan el nombre del santo. No hay suficientes irlandeses como para hacer una celebración de carácter público. Sin embargo, México e Irlanda están vinculados históricamente por el cuerpo militar que fue llamado “Batallón de San Patricio”. Este cuerpo se formó durante la guerra de agresión de los Estados Unidos contra México, cuando muchos de los soldados irlandeses que venían como tropas invasoras, se cambiaron al bando mexicano.

Muchas fueron las razones para este cambio. En la década de los 1840´s, Irlanda experimentaba una terrible hambruna originada por una enfermedad de las papas o patatas. Muchos irlandeses emigraron a los Estados Unidos para poder sobrevivir, pero los estadounidenses anglosajones los reclutaron para traerlos como carne de cañón contra los mexicanos.

Los irlandeses se identificaron de inmediato con sus correligionarios católicos mexicanos, y no influyó poco el hecho de que los colores de las banderas de Irlanda y México fueran los mismos. Por otra parte, los irlandeses odiaban a los ingleses por la terrible opresión que habían llevado a la verde Erín. La agresión contra México parecía un nuevo capítulo de esa vieja historia. Inglaterra era a Irlanda, lo que los Estados Unidos a México.

Los así llamados “San Patricios” pelearon del lado mexicano, y con gran fiereza, en las batallas de Monterrey, en la de la Angostura, al sur de Saltillo, capital de nuestra entidad federativa, y en la batalla de Churubusco. En la Angostura diezmaron a un batallón estadounidense y le capturaron dos cañones, hechos por los cuales algunos de sus miembros recibieron la Cruz de Honor de la Angostura.


La Angostura


Muchos de estos irlandeses fueron capturados en la ciudad de México, y los estadounidenses ejecutaron contra ellos terribles venganzas, desde los azotes y la marca con hierro candente, hasta la horca. Otros quizá sobrevivieron y se casaron con mexicanas, estableciendo familias en su nueva patria, o bien, fallecieron y se esfumaron del mundo de la historia. Entre ellos es bien conocido John Riley, un oficial de este cuerpo que permaneció en México y murió en Veracruz.

No sería mala idea que en los desfiles que conmemoran la independencia mexicana, participara también un cuerpo de gaiteros que mantengan viva la memoria de los San Patricios. Pues si los mexicanos honramos en ese día a los mexicanos que nos dieron patria, con mayor razón deberíamos celebrar a aquéllos extranjeros que, sin tener más obligación que su propia voluntad y conciencia moral, lucharon hasta la muerte por un México libre. 




Enlaces a la Banda de Gaitas del Batallón de San Patricio, en México.




Este segundo enlace, con un popurrí de música mexicana con gaita y tambor. 

Enlaces a diarios:

http://www.milenio.com/firmas/dr-_sergio_antonio_corona_paez/gallardos-irlandeses_18_480731928.html

domingo, marzo 08, 2015

Imágenes del "paseo Colón"






A pesar de que a los días cálidos que habíamos tenido la semana pasada le ha sucedido un fin de semana relativamente frío y nublado, vemos que el paseo Colón sigue concurrido y bastante popular. 





Con motivo del Día Internacional de la Mujer, se ofrecieron clases gratuitas de "zumba" y de "tubo". A mi juicio, la concurrencia realmente estaba gozando el espectáculo de las jovencitas que bailaban con pasión de artistas. Otras realmente participaban de la clase, aprovechando la oportunidad. 




Familias completas disfrutan el paseo en los vehículos de mayor capacidad, especiales para esta clase de eventos. 




Incluso las mascotas acuden con sus dueños al paseo, y por lo que se puede ver, lo disfrutan ampliamente. 





86 años del "Plan de Hermosillo"







El pasado 3 de marzo se cumplieron 86 años de que el general de división José Gonzalo Escobar lanzó el llamado “Plan de Hermosillo” fechado el 3 de marzo de 1929. Por este plan, desconocía al presidente en funciones, Emilio Portes Gil.

Pero este proyecto en realidad dirigía su golpe contra Plutarco Elías Calles, quien había asumido un rol supra-presidencial al nombrarse “Jefe Máximo de la Revolución Mexicana” (“Maximato” 1928-1934) y quien ocupaba la cartera de Secretario de Guerra y Marina en 1929.

Torreón era una plaza de gran importancia estratégica a favor o en contra cualquier rebelión militar, por constituir un punto nodal en las vías de comunicación del centro-norte de México. A esta circunstancia se le sumaba que el general Escobar había sido su jefe de operaciones militares durante nueve años, era “Benemérito” declarado por el Estado de Coahuila y tenía buenos amigos en nuestra ciudad.

Debido a estas circunstancias, Torreón bien pudo ser considerada por Calles como una población potencialmente “escobarista”. Eso explicaría el uso de bombas y metralla como una represalia contra la población civil los días 16 y 17 de marzo de aquel año de 1929.

Como antecedentes diremos que, como lo expresa la metáfora, “la vida es una rueda de la fortuna. A veces se está abajo, a veces se está arriba”. Esto resultó particularmente cierto para todos aquellos torreonenses y laguneros que, entusiastas, habían aclamado y distinguido al general José Gonzalo Escobar, para encontrarse después con que éste se convertía en un acérrimo crítico del régimen de Emilio Portes Gil y de Plutarco Elías Calles, máximas autoridades políticas y padres del Partido Nacional Revolucionario.

El 4 de enero de 1926, el Ayuntamiento de Torreón celebró una sesión extraordinaria para hacerle entrega al General de División José Gonzalo Escobar, del decreto expedido por la XXVII Legislatura de Coahuila (1925-1927). Por medio de este decreto, y en atención a los “meritísimos servicios” que había prestado a nuestra entidad federativa este general, el Congreso lo nombraba “hijo adoptivo” del estado.

El acto, aunque sencillo, fue sumamente solemne, y contó con la asistencia de los generales J. Contreras y José San Martín y otros jefes militares de alto rango. El general Escobar llegó al salón de sesiones del ayuntamiento acompañado del diputado Octavio M. Trigo, y del regidor Aurelio Anaya. El diputado procedió a hacer la lectura del decreto:

“Artículo primero. Se declara ciudadano coahuilense por nacimiento al señor General de División don José Gonzalo Escobar, en vista de los servicios que ha prestado a la Región Lagunera del Estado”.

Durante la ceremonia se mencionó el hecho de que en toda su historia, Coahuila solo había nombrado hijos adoptivos a dos generales de división, a saber, al general Carlos Fuero, colaborador del presidente Benito Juárez, y al general de división Gonzalo Escobar.


¿Quién le diría a la concurrencia de esa ceremonia, que el general Escobar se convertiría, a la vuelta de cuatro años, en el general más incómodo que existiera en México, precisamente por arremeter contra un caudillo que se autoerigía en gobernante supra-presidencial? Y por ende, que Torreón fuera percibida como la ciudad más “escobarista” de la nación. Por estas razones, nuestra ciudad fue bombardeada y ametrallada desde el aire los días 16 y 17 de marzo de 1929.

viernes, febrero 27, 2015

La "mexicanización" de México





En días pasados, diversas organizaciones no gubernamentales de carácter internacional han denunciado a nuestro país como una nación con una crisis humanitaria. La Comisión de Derechos Humanos de la ONU y Human Rights Watch así lo han hecho. Diputados del Parlamento Europeo han llegado a la misma conclusión.  Incluso el papa Francisco, enterado por los informes de los obispos mexicanos, menciona un hipotético e indeseable proceso de “mexicanización” para la Argentina. De esta manera, México se convierte en paradigma del estado fallido, en gran medida gobernado por narcopolíticos, tiranizado por los grupos de poder a costa de los derechos humanos. Es una verdadera tragedia que un país como el nuestro, llamado a ser grande tanto por su historia y su población como por sus recursos, se haya convertido en una nación de dudosa categoría.

La cultura de la corrupción y de la impunidad se han instalado a niveles alarmantes desde que cierto general revolucionario, luego presidente de la República, declaró de manera descarada que “nadie aguantaba un cañonazo de 50 mil pesos”. Con esa actitud, lo único que hacía era reconocer que había una cultura de la corrupción, y que él, uno de los políticos de mayor rango en México, se sumaba a ella y la promovía de manera cínica.

¿Que cabía esperar, pues, de los ciudadanos comunes? El término “corruptio” denomina tanto el estado como el proceso de descomposición, de putrefacción. La corrupción es un proceso que afecta a un cuerpo, antes sano, y lo convierte en un amasijo de tejidos podridos. La metáfora, aplicada a nuestra nación, implica que un cuerpo social de sanas costumbres se transforma en algo sucio y maloliente, como si padeciera una terrible gangrena. Fue exactamente a ese proceso al que el papa Francisco llamó “mexicanización”. 

Un cuerpo social saludable implica la existencia real y cotidiana del estado de derecho, del principio de equidad y del castigo del delito. Cero impunidad. Así de simple. Una sociedad sana será aquélla donde todos sus miembros tengan las mismas oportunidades de seguridad y bienestar con base en un estado de derecho real y no puramente retórico, demagógico, ficticio.

Pero sabemos que una parte muy significativa de los mexicanos es verdaderamente alérgica a la legalidad y al concepto de equidad. Quisiera ser tratada de manera especial y ventajosa, por encima de los derechos de los demás. Hacer cosas que atentan contra la justicia y a la vez, evitar sanciones. Y para ello, hace trampa. Los casos de impune corrupción pueden y suelen ocurrir, lo mismo entre las grandes constructoras que entre la fila de clientes de un banco o una tortillería. La corrupción implica “atajos” u “oportunidades” y ejercicios de poder que violentan los derechos de terceros.


La verdadera tragedia es que, como nación, México ha optado no por el ejercicio de la justicia, sino por el amañamiento y las inconfesables complicidades del poder político y económico a costa del bien de los ciudadanos. Esto es la “mexicanización”.